Viajes, piscinas, playas, montañas, helados… Seguro que tu Instagram está repleto de todas estas cosas, menos de gente trabajando. El verano es la época por excelencia en la que la mayoría de trabajadores desconectan del trabajo y cogen varias semanas de vacaciones, pero para los que nos toca quedarnos en la oficina puede que mantener la concentración se convierta en un auténtico suplicio.

Primero de todo, ¡no te desmotives! Es completamente normal que sintamos que no podemos seguir con los mismos niveles de productividad que el resto del año. Aun así, hay algunos consejos que puedes tomar en consideración para evitar que tu rendimiento laboral decaiga en picado durante la temporada estival.

Sé flexible

Si las jornadas laborales maratonianas ya son poco recomendables de por sí, durante el verano se vuelve una práctica casi inviable. Los meses de julio y agosto son la época por excelencia en la que la mayoría de empresas implementan la jornada intensiva. Con ella, se pretende conciliar de mejor forma la vida personal y profesional para que, aunque te toque trabajar en verano, también puedas disfrutar en parte de él.

Lo ideal para evitar que tu rendimiento laboral no decaiga durante el verano es ser flexible con uno mismo y adaptar tu horario a los momentos del día en los que te sientas más inspirado y productivo.

Pásate al trabajo híbrido

Si tienes la oportunidad, también es muy recomendable aprovechar las ventajas del blended working o trabajo híbrido, y combinar el trabajo presencial en la oficina con el teletrabajo.

Si, además, quieres cambiar de ambiente y trabajar desde un lugar distinto, el coworking es la mejor solución, sin duda. Estos espacios de trabajo compartido ofrecen oficinas totalmente equipadas y un ambiente de trabajo inspirador y productivo. En ellos encontrarás una comunidad activa y creativa con quienes compartir buenos momentos, crear sinergias y hacer más amenas las duras jornadas de verano.

Lleva una dieta ligera y saludable

Si no quieres que te entre un sueño terrible que haga caer en picado tu rendimiento laboral después del almuerzo, más vale que evites las comidas copiosas y muy abundantes.

Para mantener unos buenos niveles de productividad, también tienes que tener en cuenta la calidad de tu dieta y asegurarte de hacer platos equilibrados que te proporcionen todas las vitaminas, minerales y nutrientes que necesitas. Sabemos que, como en casa, no se come en ninguna parte. Pero si tienes que llevarte el tupper a la oficina, no olvides crear recetas fáciles, rápidas y saludables que te ayuden a aguantar el día con energía.

Crea un ambiente de trabajo cómodo y agradable

Hay veces en las que paramos poca atención al espacio de trabajo y, sin embargo, juega un papel fundamental a la hora de mantener nuestro rendimiento laboral.

Para crear un ambiente de trabajo saludable, cómodo y agradable, tendremos que tener en cuenta distintos elementos tales como una buena iluminación, contar con los accesorios de oficina adecuados para mantener nuestro bienestar laboral y comodidades tan importantes como el aire acondicionado. Aunque puedan parecer pequeños detalles, todos estos factores condicionan sobremanera nuestra productividad.

Disfrutar de momentos de ocio y de descanso

¿Trabajas para vivir o vives para trabajar? ¡La eterna pregunta! Pese a que queramos aprovechar la tranquilidad del verano para avanzar en tareas y proyectos que teníamos atrasados, también es importante no saturarnos durante esta época y aprender a desconectar.

Tenemos que asumir que hay veces en las que, simplemente, no podemos llegar a todo. Es fundamental respetar las pausas en el trabajo y priorizar nuestro descanso para que nos dé tiempo a cargar las pilas y no se vea afectado nuestro rendimiento laboral.

Así mismo, los momentos de ocio y diversión son igualmente importantes para no saturarnos, disfrutar de las actividades que nos gustan y nos relajan y enfrentar así el trabajo con mayor motivación.

Se trata, en definitiva, de encontrar un equilibrio entre nuestra vida personal y profesional que nos asegure un bienestar tanto físico como mental y nos ayude a mantener nuestros niveles de productividad también en verano.