No cabe duda: el coworking está de moda. El sector lleva años en auge y cada vez son más los emprendedores y empresas que optan por esta opción como principal forma de trabajo. Según el último informe de la consultoría CBRE sobre tendencias en la ocupación de oficinas, el 65 % de los trabajadores de oficina afirman que preferirían instalarse en espacio de coworking en lugar de una oficina tradicional. Entre todas las ventajas, los coworkers valoran sobre todo la flexibilidad, la productividad y la comodidad que ofrecen estos espacios.

La popularidad de los espacios de trabajo flexible sigue en aumento y se espera que este año la industria del coworking continúe creciendo y evolucionando de diversas maneras. Desde los avances en tecnología y servicios hasta una integración más profunda en la cultura del trabajo, exploremos cuáles serán las principales tendencias del coworking en 2024.

Innovación en servicios y tecnología

En 2024, la evolución de los espacios de coworking se caracterizará por la innovación, tanto en los servicios ofrecidos como en la integración de tecnologías e infraestructuras de última generación, diseñadas para mejorar la experiencia de sus miembros. Desde programas de desarrollo profesional, iniciativas de bienestar y oportunidades de mentoría, cada vez será más común encontrar espacios que ofrezcan este tipo de soluciones para generar un entorno integral de apoyo que vaya más allá de las instalaciones de las oficinas tradicionales.

El objetivo del coworking será la reinvención del entorno laboral y del concepto de hospitalidad en el entorno de trabajo, con un gran énfasis en dotar a los coworkers de acceso a todo tipo de comodidades y servicios a medida que optimicen su productividad y bienestar.

Contratos más flexibles

Otra de las principales tendencias del coworking en 2024 se enfocará en la flexibilidad de los contratos. El modelo tradicional de alquileres comerciales rígidos y a largo plazo está siendo sustituido por un enfoque más adaptable y ágil que se ajusta mejor a las necesidades fluctuantes de freelancers, empresarios y empresas.

Los espacios de coworking han sido pioneros en ofrecer una gran variedad de opciones de membresía, desde puestos de trabajo flexibles y modalidades a tiempo parcial hasta puestos de trabajo fijos y despachos privados, todo ello dentro de un marco de condiciones personalizables que también les permite añadir o reducir la cantidad de mesas de trabajo y espacios contratados. Esta diversidad de opciones permite a los coworkers elegir un modelo se ajuste exactamente a sus necesidades espaciales, temporales y presupuestarias, sin verse entorpecidos por las limitaciones de las oficinas tradicionales.

Adopción por parte de empresas establecidas

El coworking nació como una solución eficaz para que freelancers y emprendedores dispusieran de un espacio de trabajo compartido en el que desarrollar su actividad profesional, compartir gastos y crear comunidad. Con los años, se ha observado que una de las tendencias del coworking ha sido precisamente su adopción por parte de empresas establecidas e, incluso, grandes corporaciones.

La decisión estartégia de estas empresas para optar por el coworking se sustenta en consideraciones de eficiencia de costes, escalabilidad y la capacidad de acceder a espacios de trabajo bien equipados y gestionados profesionalmente, sin la rigidez que suponen los alquileres tradicionales. Valoran, además, las ventajas de ubicar a sus trabajadores en un entorno inspirador que ofrece oportunidades para mejorar la creatividad, la colaboración y la creación de redes.

Diversidad en las comunidades de coworking

Una de las tendencias del coworking más notables y enriquecedoras es el creciente énfasis en fomentar comunidades diversas e inclusivas, con personas de distintas culturas y sectores, dentro de estos entornos de trabajo compartidos.

La promoción de la diversidad y la inclusividad en el coworking pone de manifiesto el compromiso del sector por crear entornos de trabajo en sintonía con los valores sociales y éticos de la igualdad y la representación en el ámbito profesional. Contribuye, además, a generar una atmósfera de trabajo más estimulante y alimenta el cruce de ideas, experiencias y perspectivas, fomentando así un ecosistema de innovación y colaboración.

Enfoque en la sostenibilidad y el bienestar

El año 2024 presenciará un enfoque firme en la sostenibilidad y el bienestar como pilares fundamentales en los coworkings. Entre las medidas para reducir su impacto medioambiental, los coworkings optarán soluciones como la adopción de materiales de construcción sostenibles hasta la puesta en práctica de iniciativas de reducción de residuos o el diseño de espacios con grandes ventanales que permitan mejorar la eficiencia energética y aprovechar la luz natural.

Conscientes del impacto del entorno de trabajo en la salud individual, los espacios de coworking también harán hicapié en prácticas que promuevan un estilo de estilo de vida saludable y equilibrado para sus miembros e incorporarán mayores elementos con un diseño ergonómico y comodidades que mejoren el bienestar de toda su comunidad.

Expansión de las cadenas de coworking

Otra de las tendencias destacadas en el sector del coworking es la proliferación de las cadenas de coworking establecidas, tanto a nivel local como internacional. La estrategia de estos operadores se basa en su capacidad económica, conocimientos operativos y efectos de red para establecer su presencia en centros urbanos clave y mercados emergentes. El ascenso de estas cadenas no solo está ampliando la presencia física de los espacios de trabajo compartidos, sino que tamién redefine las dinámicas del mercado inmobiliario de oficinas, dejando atrás el aquiler más tradicional.

Como reacción a esta tendencia, se han revalorizado también los espacios de coworking boutique. Sus miembros buscan, sobre todo, espacios exclusivos con un diseño muy cuidado y un trato cercano y familiar.